Diccionario

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Artículo incluido en la edición Volumen 14 :: No.1 :: 2018

WHAT IS WATT? HISTORIA DE UNA MEDIDA


Desde Watt hasta watts

Con letra mayúscula, se trata de James Watt (1736-1819), ingeniero británico cuyo nombre está vinculado al desarrollo de la máquina de vapor. En los años 1760, mejoró la máquina de Newcomen y, en 1774, para producir estas máquinas, creó una empresa cerca de Birmingham, que pronto se convirtió en una referencia en toda Europa. Con letra minúscula, el watt (vatio) es una unidad de potencia que aparece en la década de 1880 en Francia como en Gran Bretaña en el contexto del desarrollo de los motores eléctricos. Si bien el término de watt se refiere por supuesto a James Watt, la conexión entre los dos no es tan obvia, puesto que la medida en watt viene tardíamente y aparece en el contexto tecnológico de la «segunda» revolución industrial mientras que James Watt permaneció como un símbolo de la primera revolución. 

Para entender la génesis de la denominación de watt, debemos pasar por una expresión que aparece en los años 1850: el “caballo de Watt”. James Watt midió la capacidad de sus máquinas en «fuerza de caballo» («power of the horse»), lo que es el origen del «caballo de vapor» (horsepower). La lógica de tal medida es comercial. Se trata de evaluar la máquina por la cantidad de caballos que puede reemplazar. Los ingenieros del siglo XIX no fueron los primeros en razonar de esta manera. Ya en 1699, para convencer a sus colegas académicos, Guillaume Amontons había buscado evaluar la potencia de la «máquina de fuego» que sometía a su juicio, calculando la cantidad de hombres o caballos que podía reemplazar.  Esto lo llevará a realizar el primer estudio ergonómico del trabajo industrial, el trabajo de los pulidores de espejo de la entonces joven compañía de Saint-Gobain. Midió su actividad como el producto de una fuerza (ejercida sobre la herramienta de pulir) por la velocidad del movimiento del pulidor, lo que corresponde a una potencia [1].

Convencionalmente, en Francia, el valor del caballo de vapor se estableció a principios de la década de 1830 en 75 kilográmetros por segundo, lo que significa que un caballo tendría la capacidad muscular de elevar un peso de 75 kilogramos a un metro por segundo. Esta medida de conveniencia no fue sin causar cierta vacilación denunciada por el Capitán (y futuro Almirante) Siméon Bourgeois, en 1854, en un informe al Ministro de la Marina, Théodore Ducos: « En realidad, el caballo de vapor ya no tiene hoy un valor definido, y se establece entre las expresiones de caballo nominal, caballo de Watt, caballo efectivo, etc., una deplorable confusión… » [2].

El watt corresponde, en el sistema internacional de mediciones físicas contemporáneas (sistema MKSA para significar Metro, Kilogramo, Segundo, Amperio) a 1 Joule por segundo. El Joule, unidad moderna estándar de energía, es en sí mismo equivalente a 0,102 kilográmetros. Un «caballo de Watt» (una potencia de 75 kilográmetros por segundo) representa entonces aproximadamente 736 watts. Al pasar del caballo de Watt al watt, hemos pasado de une medida convencional de la potencia equina, inventada en el siglo XIX, cuyo espíritu es parte de las antiguas medidas estudiadas por Wittold K