Diccionario

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Artículo incluido en la edición Volumen III :: No.1 :: 2007

EXPERIENCIA


Para decir qué significa Experiencia, en tan pocas líneas, apenas podemos intentar identificar, evaluar, el significado que la palabra asumió para nosotros en cuarenta años de trabajo en el dominio de la psicología del trabajo ergonómico.

 

Al principio, nos colocamos apenas el problema de recoger la Experiencia del trabajador. Los sujetos involucrados éramos nosotros - como sujeto - y el otro - el trabajador - como objeto de la investigación.

De hecho, el trabajador es el elemento central de nuestra investigación: el trabajador, el productor, o mejor, los trabajadores singulares que componen el grupo que corresponde a un dado puesto de trabajo, “territorizado”, es decir, identificado en un contexto preciso, en cuanto lugar único, que no se puede repetir. El puesto de trabajo es por eso considerado como la unidad productiva elementar.

Preferimos hoy hablar de la Experiencia del trabajador como una Experiencia compleja y neta. Su complejidad está asociada al hecho de que el trabajador construye antes de todo:


1 – Una Experiencia relativa a su forma de producir. La definimos como “neta”, porque puede asumir la forma de conocimiento apenas utilizable para ejecutar el trabajo; un conocimiento aún a un nivel analógico. Esa Experiencia “neta”, “analógica”, coloca al investigador el problema de como recogerla, o mejor, de como “construirla” con el trabajador, para convertirla en “digital”, es decir, transmisible a los demás.


2 – Una Experiencia de la forma de producir que puede convertirse, en el conocimiento del trabajador, una Experiencia que permite acelerar y enriquecer el proceso de producción de la propia Experiencia de trabajo. Ella determina la formación del “know-how”, de la memoria de la empresa.


3 – Una Experiencia relacionada con la influencia de las condiciones de trabajo sobre la salud (generalmente en sentido negativo pero no necesariamente). En cuanto que los dos primeros tipos de Experiencia interesan a la organización del trabajo y son memorizados, este último tipo no siempre ha sido objeto de interés para la memoria de la organización: no se da el debido interés al valor de la Experiencia del trabajador en la búsqueda de solución para las enfermedades profesionales que dicen respeto a un dado puesto de trabajo.


El médico generalista conoce al trabajador singular como persona, en su globalidad y en su cotidiano; consecuentemente su Experiencia le interesa. Pero el aspecto que el médico prestador de cuidados suele ignorar, en sus elementos esenciales, es el medio de trabajo concreto del sujeto; sobretodo, ignora la posibilidad de utilizar esa Experiencia del trabajador para un diagnóstico correcto de ese caso y de otros similares que se le sucedan.


Fue con la convicción de que era posible y deseable agilizar los interfaces entre el médico generalista y las Experiencias singulares de trabajo/salud, y entre ambos y la Comunidad en la que se insieren, que intentamos desarrollar un sistema complejo integrador de Experiencias (el SIC[1] en su forma actual). Este Sistema tiene como base al trabajador en su grupo/puesto de trabajo, el médico generalista, y una serie de especialistas que tienen el deber (frente al Estado, frente a los trabajadores) de:


A – observar;


B – medir;


C – confrontarse con los parámetros científicos de riesgo;


D – confrontarse con los parámetros legislativos;


E – sanear los puestos de trabajo, erradicando las enfermedades profesionales (se las consideran eliminables).


En un esfuerzo de síntesis diríamos, para ilustrar la importancia que atribuimos a esta “Experiencia de integración de Experiencias”, que, si hace más de 30 años hubiésemos reunido a los mismos tipos de especialistas (Trabajadores afectados / Médicos generalistas SIC / Miembros de Comités de Higiene y de Seguridad / Inspectores / Responsables de organismos del Estado y delegados regionales de la salud / Secretario del SIC / Responsable del proyecto SIC), habríamos seguramente tenido una discusión interesante, pero no hubiéramos construido las Experiencias[2] que es hoy posible compartir. Faltaban para eso los instrumentos de procedimiento de integración que fueron siendo a poco y poco construidos, para que todos pudiésemos trabajar juntos para un re-saneamiento de los puestos de trabajo.


Reunir hoy esos mismos tipos de especialistas significa encontrarse frente a un sistema capaz de autorregularse y de integrar el plan de los trabajadores singulares en un plan colectivo.


 


Esos instrumentos de procedimiento de integración que caracterizan el SIC son los siguientes[3]:


1 – Las Instrucciones al sosia. Se trata del soporte metodológico que permite colocarse siempre frente al hombre productor en cuanto sujeto rico de una Experiencia que el especialista no posee. Considera la Experiencia “territorizada”, es decir, ligada al puesto de trabajo concreto en el cual el sujeto opera. Se basa en el principio de que quien participa en el cambio de un puesto de trabajo debe conocer todas las fases del proceso que será modificado, de forma exhaustiva, integrada, sin fragmentaciones. Pero esto tanto vale para la Experiencia del trabajador como para la del médico generalista.


2 – La Escala de conciencia reflexionada. No se puede integrar a los especialistas a no ser con base en una escala de conciencia reflexionada (que encuentra en el primer rellano al trabajador productor y al médico generalista). Aquí, la integración está garantizada por la superación del nivel individual de la Experiencia del especialista singular.


3 – Gadeca - galería de los casos – reúne a los casos conocidos por un grupo de médicos generalistas que trabajan en el SIC y los gestionan de forma rigurosa, con procedimientos adecuadamente predefinidos.


4 – Gadepost - galería de los puestos de trabajo – reúne a los puestos de trabajo conocidos como “A SANEAR” porque produjeron, por lo menos, un caso de enfermedad profesional reconocida.


5 – El Comité de Saneamiento. Conjunto complejo de sujetos, integrados al nivel del conocimiento de los contenidos, por vía de los instrumentos de procedimiento de integración. Esto significa para estos sujetos la posibilidad de SUPERACIÓN del nivel individual de responsabilidad, para construir, juntos y progresivamente, una Gadepost de los puestos de trabajo SANEADOS.


6 – Gadepost de los puestos de trabajo SANEADOS representa el índice/indicador de la superación del nivel individual y del uso social de los conocimientos sobre el medio de trabajo.


 


Son estos los instrumentos de integración de Experiencias de funciones diversas que permiten el desarrollo de una acción colectiva y, por consiguiente, la Experiencia de un sistema complejo, centrado sobre el enriquecimiento de la Experiencia del productor y del médico generalista en función y en beneficio del hombre.


 


 


[1] Sistema de Información Concreta.


[2] El plural se refiere, por un lado, al conjunto de experiencias singulares a partir de las cuales fue posible evidenciar (en el sentido de tornar evidentes, obvios) problemas de salud “singularmente comunes” y actuar simultáneamente en el sentido de su eliminación y de su uso en el diagnóstico de nuevos casos; y, por otro lado, a la experiencia del desarrollo, desde hace casi 3 décadas, de este sistema de integración de experiencias singulares al cual hemos dado el nombre de SIC.


[3] Para una descripción más detallada de los elementos constituyentes del SIC, así como de su funcionamiento, puede consultarse, por ejemplo, el texto de Vasconcelos y Lacomblez, en el Vol. 1, N.º 1 así como el de Barros y Lacomblez, en el Vol. 2, N° 2.de esta revista.


Ivar Oddone